Molestar es lo que cuenta

Entrada de prueba número 1

May 29, 2021

Son etapas de lucha. Palestina, Israel, Colombia, Chile, Perú, el Sáhara, Marruecos… Expresión de un malestar contenido por la amenaza mortal del coronavirus, y que es previsible que, con la primera gran moderación de dicha amenaza, comience a multiplicar dichas expresiones.

Las mejoras propiciadas por las vacunas no provocarían una mayor tranquilidad en la población sino lo contrario, una suerte de efecto ‘salto en el tiempo’ y vuelta a las casillas anteriores de malestar. Por ello, y por los daños materiales, físicos y psicológicos de la pandemia, es de esperar que se produzcan numerosas movilizaciones contra la representación política democrática, contra la pobreza y las desigualdades y, en general, la conformación de un estado de ánimo negativo pero más transparente con respecto al aire viciado del periodo pandémico.

Los Estados tienen el reto de afrontar estas protestas y reivindicaciones con algo más que subsidios y ayudas. Aparte de la crisis económica, del desempleo y la exclusión más conflictiva, existe pendiente una queja democrática. Un malestar inherente a los sistemas democráticos que, con el paso de las décadas, ha dejado a los representantes de las naciones avanzadas como blanco de infinitas críticas.

Entradas relacionadas

Andrés Villena Oliver en Redes